Las averías existen

A mayor o menor escala, siempre vamos a tener alguna situación que no podamos prever, y dónde tendremos el riesgo de sufrir alguna avería.  Es aquí donde entran en juego las pequeñas reparaciones. 

Euskaraz?

Las pequeñas reparaciones son muy importantes, y es que afectan directamente a nuestro estándar de trabajo.  

Normalmente, son reparaciones difíciles de gestionar. La persona operaria puede pensar que no merece la pena o que “lleva demasiado tiempo notificar esta “chorrada”. Y, como es una chorrada, pues ya la repararemos “cuando se pueda”, que muchas veces termina siendo nunca.  

De esta manera, estamos mandando un mensaje a nuestros trabajadores y trabajadoras de que aquello que necesitan para realizar bien su trabajo, no es importante. Como consecuencia, nuestra calidad de producto, seguridad y estándares de cómo trabajamos se verán afectados. 

Digitalizar el reporte y la reparación de estas pequeñas averías es una solución que podemos implementar en poco tiempo y que nos dará grandes resultados

Estos son los beneficios que conseguimos digitalizando los reportes:

Primero, estaremos ganando visibilidad. En la opción analógica dependeremos de hablar con la persona responsable y esperar a ver qué pasa. Si tenemos una alternativa digital, esta solicitud es visible para toda la organización y facilitará la gestión, porque ya no depende de que alguien me cuente qué reparaciones tengo que llevar a cabo. Tengo todas las reparaciones almacenadas, ordenadas y accesibles 24/7.  

Segundo, empoderaremos la voz de la persona. Ahora, de repente, toda la organización es consciente del esfuerzo que hace este operario o, esta operaria, reportando las pequeñas averías que detecta y, al estar compartidas, tenemos una mayor presión pública para llevar a cabo las reparaciones.   

Y, tercero, gobernaremos la ejecución. Además de ser capaces de identificar y medir todas las averías que suceden en nuestra planta, también seremos capaces de medir la calidad de las reparaciones y del tiempo que nos lleva ejecutarlas. 


Matxurak badaude

Eskala handiagoan edo txikiagoan, beti izango dugu aurreikusi ezin dugun egoeraren bat, eta non izango dugu matxuraren bat izateko arriskua.

Konponketa txikiak oso garrantzitsuak dira, gure lan-estandarrari zuzenean eragiten baitiote.

Normalean, kudeatzen zailak diren konponketak izaten dira. Operarioak pentsa dezake ez duela merezi edo “denbora gehiegi darama zorrotada horren berri ematen”. Eta, “zorrotada” bat denez, konponduko dugu “ahal denean”; askotan ez da inoiz izaten.
Horrela, bada, mezu bat bidaltzen diegu gure langileei, beren lana ondo egiteko behar dutena ez dela garrantzitsua adierazteko. Horren ondorioz, gure produktuaren kalitateari, segurtasunari eta lan egiteko moduaren estandarrei eragingo die.

Matxura txiki horien txostena eta konponketa digitalizatzea denbora gutxian ezar dezakegun irtenbidea da, eta emaitza onak emango dizkigu.

Hauek dira erreportajeak digitalizatuz lortzen ditugun onurak:

Lehenik, ikuspena irabaziko dugu. Aukera analogikoan, arduradunarekin hitz egin eta zer gertatzen den ikusi arte itxaron beharko dugu. Aukera digital bat baldin badugu, eskaera hori erakunde osoarentzat ikusgai egongo da eta kudeaketa erraztuko du, dagoeneko ez baitago norbaitek kontatu beharrik zer konponketa egin behar ditudan. Konponketa guztiak biltegiratuta, ordenatuta eta 24/7 eskuragarri ditut.

Bigarrenik, pertsonaren ahotsa ahalduntzen dugu. Orain, bat-batean, erakunde osoa jabetzen da langile horrek, edo langile honek, atzematen dituen matxura txikien berri emanez egiten duen ahaleginaz, eta, partekatuta daudenez, presio publiko handiagoa dugu konponketak egiteko.

Eta, hirugarrenik, betearazpena gobernatuko dugu. Gure lantegian gertatzen diren matxura guztiak identifikatu eta neurtzeko gai izateaz gain, konponketen kalitatea eta horiek egiteko behar dugun denbora neurtzeko gai ere izango gara.